sábado, 6 de abril de 2013

Café #2

Ya es invierno, estoy tumbada en la cama, y he decidido hacer un café. Tumbada en la cama con el café entre mis manos, mi gato ronronea a mi lado pidiendo caricias. En la bandeja tengo todo lo que necesito para ser feliz en este momento, el libro "rayuela" de Cortázar, mientras escucho música. He decidido ir un momento a la ventana. Afuera llueve. Me encanta la sensación de mis manos secas tocando el agua que cae. Mientras tomo mi café diario, también toca mi cigarrilo, así que me siento en mi banco a escuchar la lluvia, fumando, y leyendo. Creo que los cafés y las lluvias son mis mejores amigos en la gran ciudad.

Café #1

Mi primer café lo tomé cuando tenía 5 años, me acuerdo perfectamente.
Me levanté de mi cama, tan dormida que me puse una sola chancla, y con mis pelos despeinados, me dirijí a la cocina. Vi a mi padre, sentado leyendo un periódico, y cuando me vio me dio un beso en la frente.
Como me vio tan dormida, me dijo "Quieres un café?", "un qué?" contesté yo, todavía con lagañas en los ojos . Me sirvió un pequeño trago en una taza, solo con tomar una pequeña gota me asqueó, desde entonces no volví a tomar café, nunca que yo recuerde, y a mis 20 años, hoy ha sido mi segunda primera vez.